Deconstrumática. Revista online de arquitectura, ingeniería y construcción

Media-TIC. La arquitectura empática

[Foto: iwan baan]

El Consorci de la Zona Franca y la sociedad 22@Barcelona decidieron promover la construcción del Media-TIC, obra de Enric Ruiz-Geli, inaugurado a principios del 2010. Situado en el distrito 22@Barcelona, ha sido un punto de inflexión en la creación de espacios para el encuentro de empresas e instituciones del mundo de las tecnologías de la información y la comunicación, también del sector media o audiovisual. Pero lo que realmente lo hace especial es que se trata de un edificio que promueve el ahorro energético y la autosuficiencia energética.

En el barrio de PobleNou, en Barcelona, siempre se ha producido energía. Las fabricas que poblaban este barrio industrial convirtieron este lugar en el Manchester catalán. Hoy en día, la arquitectura no se puede plantear sin energía, y hay quien se dedica a encontrar energías alternativas. Y este es el caso del arquitecto Enric Ruiz-Geli y su proyecto, el Media-TIC, que ocupa un espacio importante en este barrio industrial barcelonés. Si antes fue la revolución industrial, ahora hablamos de revolución digital, un mundo donde el peso de los materiales deja de tener importancia y ocupan su lugar las conexiones.

 

El Media-TIC, situado en la confluencia de las calles Sancho de Ávila y Roc Boronat, se erige con su estructura verde, junto a las naves industriales del barrio, y con su innovadora piel de ETFE y pintura mineral, marcando un punto de inflexión en lo que Enric Ruiz-Geli denomina la arquitectura empática.
Una arquitectura que pide a gritos edificios en relación con el mundo en el que vivimos, con la gente y los problemas ambientales. Edificios autosuficientes energéticamente hablando que contribuyan a luchar contra el cambio climático y que dialoguen con su entorno. Sus herramientas, pues las estructuras, la luz, el espacio, la tecnología, la energía y la inteligencia. El Media-TIC se ha convertido en un estandarte de eficiencia energética, de autonomía energética y de pasar de ser el causante del 40% del calentamiento global, a su solución. Se ha convertido en una fábrica de energía.

 

Espacios

Esta estructura funciona a modo de contenedor y en su interior produce espacios diáfanos, flexibles y libres. En él se crean distintos espacios para promover la comunicación como la zona llamada Casa de las TIC, un proyecto realizado con la Fundació Barcelona Digital, en el que se pone a disposición del ciudadano y de la empresa equipamientos para hacer así una mejor difusión de las TIC y para integrarlas en las empresas. La Incubadora Media-TIC es un espacio dirigido a los emprendedores, con infraestructuras y servicios para empresas del sector media. El Centro Tecnológico TIC facilita el uso y la aplicación de las TIC a empresas e instituciones para que puedan incrementar su productividad y competitividad.

 

Piel de Teflón,  vestido de Nitrógeno

ETFE o Ethilene Tetrafluor Ethilene, una doble piel para esta estructura verde que consigue un ahorro energético del 20%. Solo hay 3 edificios en el mundo recubiertos de ETFE: el Eden Project en Londres, el Allianz Arena en Munich, el Cubo de Agua en Beijing, y ahora el Media-TIC en Barcelona.

Esta doble piel que recubre el Media-TIC trabaja para aprovechar el calor y controlarlo, de este modo no se dispara el aire acondicionado o la calefacción. Según los criterios ambientales y de ecoeficiencia, este edificio obtiene 42 de los 57 puntos máximos marcados. El ETFE consigue ser un filtro solar, y consigue grandes resultados con poco material. Se trata de un material autocombustible, ligero y elástico. Es antiadherente, esto impide que se ensucie. Y la Transparencia y la dureza son dos de sus características. Hinchables de hasta tres cámaras de aire que mejoran el aislamiento térmico, controlados de forma distribuida mediante sensores y ordenadores. El vestido de nitrógeno crea una nube vertical que filtra la radiación solar y regula la energía mediante un sistema de partículas de nitrógeno con el aire de los ETFE.

El Media-TIC en datos

  • 3.572 m2 de superficie del solar
  • 23.104 m2 de superficie construida
  • 20.791.486 euros de presupuesto
  • 27 millones de inversión del Consorci de la Zona Franca
  • Enero 2009: plazo de ejecución
  • 2.500 m2 de fachada de EFTE
  • 20 % de ahorro energético con filtro solar de ETFE
  • 42 puntos de los 57 puntos máximos marcados por el decreto de Criterios ambientales y de ecoeficiencia energética de los edificios
  • Sala de actos para 300 personas
  • 201 plazas de parking; 26 motos; 4 minusválidos
  • 2.418 personas: disponibilidad de ocupación
  • 2 fachadas accesibles


FICHA TÉCNICA DEL MEDIA-TIC

  • Promotores: El Consorci de la Zona Franca
  • Arquitecto Principal: Enric Ruiz-Geli, Cloud 9
  • Estructura: Boma S.L., Agustí Obiol
  • Instalaciones: PGIGrup, David Tusset
  • Dirección Técnica: Técnics-G3, J.M. Forteza
  • Project Manager: CAST, Angel Rotea
  • Ubicación del proyecto: Barcelona, España.

 

ENRIC RUIZ-GELI, EL ARQUITECTO

Hay que formar arquitectos verdes

Nacido en Figueres, Girona, el año 1968, Enric Ruiz-Geli es arquitecto por la ETSA de Barcelona. Sus obras están directamente relacionadas con la utilización de las nuevas tecnologías y con la realización de proyectos sostenibles. Desde su estudio en Barcelona, Cloud 9 que dirige desde 1997, ideó el proyecto del Media-TIC, que recibió la Mención Honorífica del Premio Medi Ambient de la Generalitat de Catalunya el año 2009 en la modalidad de Proyectos de investigación, desarrollo e innovación encaminados a la sostenibilidad en la edificación. Entre todos los premios que ha recibido a lo largo de su carrera, cabe destacar el 1er Premio en el Concurso Internacional 2G, por la Nova Fundació Mies Van Der Rohe o el 1er Premio de Arquitectura Efímera Aguirre Newman IAZ, ambos recibidos el año 1998. Diseño de exposiciones y escenografías son dos de los campos que figuran de forma destacada en su currículum. Actualmente se encuentra inmerso en varios proyectos, entre ellos el Bulli Hotel en Mallorca, el Aviario del Zoo Marítimo de Barcelona o las Viviendas Jardín Verticales en l’Hospitalet de Llobregat.

Te describen como a un arquitecto sostenible. ¿Son ecológicas tus obras?

Somos unos arquitectos que miramos la naturaleza como nuestra fuente de inspiración, en cuanto esta está en equilibrio. La idea de que la naturaleza está en equilibrio a nivel energético, nos hace pensar que es necesario contar con edificios que posean este equilibrio. Como dice Jeremy Rifkin esto nos llevará hacia la empatía. No se trata de una marca de arquitectura sostenible o arquitectura verde, sino más bien una arquitectura empática con el mundo, con el medio en el que vivimos, con los problemas sociales, con el nuevo modelo económico de energías limpias, del mismo modo que te gusta cultivar tu huerto, y estar seguro de saber lo que estás comiendo. Esta relación empática de conocimiento es la arquitectura empática que nos interesa.

 

¿Sería una manera de utilizar la arquitectura para luchar por ejemplo contra el cambio climático?

El último informe de la ONU dice que el 40% de las emisiones de CO2 provienen de la arquitectura. Somos la primera causa del cambio climático. Esta estrategia nos hace pensar que podemos ser el problema y, si somos unos arquitectos responsables, también podemos plantearnos ser la solución. El edificio es el problema, pero si el edificio produce, el edificio es la solución.

Entonces, ¿el Media-TIC va en esta línea?

El Media-TIC va en la línea de: ¿y si hacemos un edificio que tenga una reducción del consumo del aire acondicionado gracias a una piel solar y que reduzca las emisiones en un 90%, es posible? Lo que demostramos con el Media-TIC es que con las placas fotovoltaicas que hay en el techo; con un edificio que tiene una estructura ligera con la que reducimos el peso del edificio en un 40%; la piel solar, la piel de ETFE, Teflón, que produce una reducción de un 40% de las emisiones de CO2 reduciendo el consumo de aire acondicionado; y una domótica, una inteligencia distribuida en el interior del edificio que hace que el consumo del edificio sea inferior en un 20%, llegamos a un 90% de reducción de emisiones de CO2.

Referente a la arquitectura empática, ¿se podría decir que se está planteando una nueva corriente arquitectónica?

Toda vanguardia consta de tres fases. La primera fase es la fase de los gurús, que es una etapa por la que ya hemos pasado. Es la fase de Al Gore y su película An Inconvenient Truth (Una verdad incómoda). Es un momento mediático, un momento en el que vemos el cambio climático, nos lo creemos, tomamos plena conciencia. Ahora estamos en la segunda fase, que es la fase radical. Que es la fase donde entra la ley, que determina si un edificio es sostenible o no lo es; si un arquitecto es sostenible o no lo es. Para esto están las leyes, para los certificados energéticos… un poco el dogma. Y lo que más me interesa es la tercera fase, en la que la sostenibilidad ya no es el tema, ya que es evidente. Es como el modelo digital. Ya no hablamos de que es digital. Ya no hace falta. La sociedad todavía no ha entrado en este mundo que es transversal, que está en todas partes, que está integrada en el discurso de medio ambiente, con el nuevo modelo de energía, con la arquitectura, y no es necesario llamarla arquitectura sostenible, porqué es como decir arquitectura eficaz, arquitectura estructural, arquitectura digital, que ya se entiende. Y me gustaría entrar en esta fase. Pero ahora todavía estamos en un momento radical en el que el Media-TIC es un icono de la arquitectura verde, pero no queremos ser un icono, queremos ser la semilla. Los primeros, no los únicos, porqué si somos los únicos habremos fracasado.

Esta arquitectura verde se plantea en edificios nuevos pero ¿se puede plantear en estructuras ya existentes? ¿Se podrían adaptar?

Tenemos una estrategia con la que queremos liderar el cambio climático y estamos actuando con proyectos en el Caribe, donde hay una actividad de huracanes muy elevada, muy conectada al cambio climático; estamos trabajando en Bahrein donde intentamos resolver el problema de este cambio con el acuífero e intentar recuperarlo. Nosotros somos arquitectos de proyectos piloto enfocados al cambio climático. Sabemos también por la ONU que el 80% de la energía que se consume en el planeta es en las ciudades. Si queremos actuar en serio sobre el computo del cambio climático hay que actuar sobre ellas. Podemos hacer un proyecto de retrofitting que es un concepto que queremos introducir, que es como un edificio existente reduce su consumo un 40% aplicando nuevas pieles, dobles membranas, hacer el edificio más inteligente, reduciendo el consumo, mejorando las fuentes térmicas, que el edificio no esté enfermo y pierda energía, sino que la almacene. El otro 60% de energía lo tiene que producir, así que fotovoltaica integrada, molinos eólicos verticales urbanos de micro generación, cubiertas verdes o superficies verdes para consumir CO2 y relación con el interior. Y esto está pensado para usar lo que tenemos. Tenemos tecnología para dejar un edificio existente sin emisiones. Tenemos que demostrar a la sociedad que esto es un proyecto piloto que se puede hacer, que la inversión no es tan cara.

¿Cómo funciona el sistema de ahorro energético del Media-TIC?

Imagínate una doble piel, una piel de cristal en el interior y una de ETFE, Teflón, en el exterior. El Teflón lo que hace es que un ordenador y un sensor. El sensor detecta la luz solar, los luxes, y a partir de 20.000 luxes el cojín cierra su filtro solar, su serigrafía interior se mueve, y se cierra. En el momento que  se cierra no perdemos luz natural en el interior pero si perdemos calor. De este modo, no se dispara el aire acondicionado dentro de las oficinas. En el momento que el sol vuelve a girar y ya no tienes calor en aquella fachada, el cojín se vuelve a abrir y vuelve a entrar luz natural y calor. Siempre tienes un sistema como una piel inteligentes, son 104 cojines, 104 direcciones de IP, 104 ordenadores, un ordenador por cojín, la inteligencia independiente de cada cojín; no se trata de un sistema centralizado, sino de un sistema distribuido. Los sistemas distribuidos no se pueden colapsar, trabajan en red. En la fachada sureste hay unos cojines verticales de 36 metros continuos de altura y como tienen aire en su interior, para protegernos del sol el edificio crea una nube vertical de nitrógeno para crear una niebla interior, dentro del cojín, que lo que hace es que los rayos solares bajen de 0,45 a 0,10. 0,45 es lo que pide el código técnico y 0,10 es cuatro veces más eficacia que el código técnico. Este código dice que reduciremos un 15% las emisiones de CO2, multiplicamos esto por 4, por lo tanto, un 60% de reducción de CO2.

¿Cómo llegaste al ETFE, Teflón?

Siempre hemos hecho mucha arquitectura textil, arquitectura de hinchables, membranas, burbujas… Hacia el año 2000 visitamos el proyecto Edén, que es uno de los primeros edificios del mundo que usó ETFE. Conocimos un material que es un polímero cristalizado, muy ligero, con tan solo 0,2 milímetros de grosor. Así que no pesa nada. Tan solo es aire a presión.

Los materiales que se utilizan evolucionan muy deprisa, entonces ¿con cuantos años hay que plantearse la arquitectura, si todo cambia a esta velocidad?

Lo que es importante en cuanto a velocidad y material es que primero tenemos que pasar de un modelo en el que pensábamos y diseñábamos durante un mes y construíamos durante 5 años. Ahora estamos probablemente al revés, se está 5 años pensando, gestionando y patentando, para terminar construyendo en un año. Se ha girado el proceso. Un proceso económico de construcción es un proceso fácil, eficaz, sin dudas, como la construcción de un coche, pero para ello es necesario un prototipo, innovación, certificación de esta innovación, los honorarios de los arquitectos y los ingenieros tienen que ser mucho más altos para poder mantener este tiempo de innovación y de buena gestión, pero está demostrado, en el caso del Media-TIC, que hemos estado 6 años en el proyecto completo, 4 de proyecto y 2 de obra. Por lo tanto, en 6 años hemos conseguido que un edificio ahora ya funcione al 100%, la factura de la luz es muy baja, las emisiones están certificadas por la gente de Applus, tenemos el precertificado Leave americano, que nos dieron la categoría A, el resultado es muy interesante, los objetivos se han cumplido, tenemos una economía de edificio de 1.200 euros el m2, un edificio que ha costado lo mismo que todos los edificios de oficinas que hay alrededor, así que se trata de un edificio muy eficiente energéticamente, pero el coste de mercado, no como edificio público de 2.000 euros, solo habrá uno en el mundo, y no es replicable porqué esta economía no es escalable, no es replicable. El Media-TIC es así. Pero no hemos tenido ningún desliz económico porqué se ha hecho muy bien el diseño, la gestión y la operativa de los prototipos antes, entonces para cambiar los materiales, lo que hay que hacer es cambiar el proceso de diseño, prototipaje, patente y certificación, nos tenemos que quedar con los edificios, monitorizar el resultado. Antes, tu hacías un edificio, lo entregabas y a correr, y claro, cualquier ingeniero que hace un F1 y se va antes de darle un par de vueltas. Si usted es el autor de esto, pruébelo y demuestre el resultado. El perfil del arquitecto tiene que cambiar también, un arquitecto que no se va, que se queda, que dirige, que monitoriza, que comprueba, que certifica, y que sale con premios del edificio, y los resultados son los que diseñó.

 

Demostrar los resultados pasa a jugar un papel igual de importante…

El diseño se basa en una simulación de ordenador, con un cálculo de ingeniería basado en esta simulación, con una responsabilidad técnica sobre aquellos planos, y como ahora podemos construir exactamente los planos, tenemos exactamente el producto que hemos simulado construido. Evidentemente, antes del éxito de la nueva máquina, que son edificios máquina, edificios performativos, no te puedes ir, porqué necesitas una comprobación de tu éxito. Por lo tanto, también tiene que cambiar por esta responsabilidad. Somos responsables durante 10 años de estas obras, así que no nos podemos ir sin ver la factura de la luz.

¿De qué manera se puede explicar a la sociedad el concepto de ahorro energético y la creación de edificios como el Media-TIC?

Hay que mejorar mucho la transferencia de conocimiento. Hay que hacer que estos edificios sean comunicativos. Estamos haciendo 3 o 4 visitas por semana. El día del OpenHouse tuvimos casi 1.200 personas en dos días, 120 personas por visita. Tenemos que intentar poder explicar que estos edificios, no sean unos edificios intro, que estén como escondidos, y esto enlaza con el concepto de ciudad educativa, donde los edificios transfieren conocimiento, transfieren tecnología, explican lo que hacen, cómo son, y este modelo como de transferencia. Son edificios que muestran tubos, tornillos, sensores, los ordenadores, las máquinas, las válvulas, las láminas, el sistema de niebla… todo lo ves para ser educado y para transferir ese conocimiento.

¿El Media-TIC viene con libro de instrucciones? ¿Cómo se adaptan las personas que trabajan en él?

Es una buena pregunta. En el mundo de la tecnología, y antes en el mundo digital, ya hemos tenido esta experiencia. En los 80, la Fura dels Baus cogió la tecnología y construyó un espectáculo. Ahora, nosotros le damos un  tratamiento de tecnología obicua. Cuando hablamos por teléfono no estamos pensando que llamamos a una antena, que a su vez llama a un satélite, que llama a otro satélite, que llama a otra antena, que va al teléfono. Esto es tecnología obicua, está pero no la sientes, no la ves. En principio, el modelo sostenible de la tercera fase, sería aquel en el que los usuarios entendieran que la sostenibilidad está ahí, para que tengas esta empatía, pero que fuera obicua. Es como el cloud computing (Computación en nube), ¿dónde está Internet? Bueno, es una situación obicua, porqué sino entraríamos en este escenario Gran Hermano donde el edificio está por encima de nosotros, con una jerarquía superior. Actualmente el usuario del Media-TIC está alquilando a 25 euros el m2, ahora en situación de crisis se ha alquilado el 70% del edificio en 6 meses, es un éxito de público, de empresas, la gente está muy contenta, y lo que es interesante, es que pensábamos que tantos sensores, tanta domótica, tanto ordenador, quizá la gente no conectaría y está sucediendo lo contrario. Las empresas y la gente quieren coherencia, quieren alineación. Estamos de alguna manera sin destino, en este escenario de crisis, sin futuro, ¿y dónde buscan estar? Pues donde haya una coherencia y una alineación que produzcan un nuevo modelo energético, económico, seguro, y con humanismo. Ahora mismo, la energía que estamos consumiendo, el 80% de la energía que consumimos sale del gas de un contrato con Argelia. Ahora que tengo conciencia, no me gusta, no quiero esta energía, no quiero este contrato, no quiero esta geopolítica, no me interesa. El otro 20% viene de las centrales nucleares del contrato del lobby francés. Pues tampoco me interesa. No me interesa que mis niños lean libros en casa con un modelo de educación fantástica y con una luz que viene de una central nuclear. Y esto es lo que está pasando en el Media-TIC. La gente quiere estar en el Media-TIC porqué de repente la energía que estamos consumiendo proviene de la geotermia y del freático de Barcelona, del Forum. Del gas y el calor que sale de la depuradora, la gente ve que su aire acondicionado está conectado con la geotermia, y esto es otra cosa, y muy buena. La gente quiere coherencia, estabilidad, conocer, conciencia, saber de donde vienen las cosas.

¿Qué consejo le daría a todos los jóvenes arquitectos?

Yo les daría el consejo de que nosotros estamos evidentemente abriendo algunas puertas, y creando, más que creando una puerta, abriendo una puerta pasando por una ventana pequeña post-petróleo, pero en mis encuentros internacionales en mis workshops con políticos, empresarios, con gente de las corporaciones americanas y del mismo gobierno europeo, enseguida que me escuchan, y ven nuestra visión, me dicen: Vale, dame una lista de 100 arquitectos verdes para hacer esta revolución. Y yo les contesto que somos 4, y ellos contestan que entonces no va a ocurrir. Por eso estoy en la escuela de la IE de Londres y en la Parler de Londres dando clases para que las fábricas de arquitectos, que son las escuelas de arquitectura, me aseguren que fabricaran suficientes arquitectos verdes para tener esta revolución diseñada por estos arquitectos jóvenes. Somos activistas, somos gente como greenpeace pero greenarchitects. Primero necesitamos miles de activistas que entiendan la responsabilidad del cambio climático y que actúen.


¿Crees que esta revolución tardará mucho?

Siempre ha habido una aceleración de los hechos. El cambio de la peseta al euro fue muy rápido y esto es una cosa increíble, como la humanidad fue capaz de ponerse de acuerdo. La llegada de las energías limpias se está acelerando En España, este verano, julio de 2010, se hizo un ensayo y la red eléctrica propuso un día de consumo barra libre. Un día en el que no hay gas de Argelia, no hay lobby francés, no hay contratos, dejar que la gente consuma y que los molinos y las placas fotovoltaicas produzcan. Hicieron este experimento, y aquel día, España produjo en molinos de viento, fotovoltaica, geotermia, y energías limpias, un 50% del consumo. La infraestructura que tenemos en fotovoltaica y molinos es brutal. La esperanza es que será muy rápido si hacemos los pasos pequeños, pero seguros. La revolución energética es muy necesaria.

¿Cloud-9 tendrá un sitio en el Media-TIC?

Nos interesa, sí. Estamos hablando con el Consorci de la planta 4.

+ información

Webs relacionadas
Un vistazo a YouTube

  • Evolución de la Construcción del Media-TIC

  • El interior del Media-TIC
Curiosidades