Deconstrumática. Revista online de arquitectura, ingeniería y construcción

Entre la posibilidad y la responsabilidad

El festival analiza la relación existente entre la arquitectura y los factores que influyen en la creación de grandes torres en la exposición The Height (La Altura).

A través de la exposición The Height (La Altura), integrada por doce diseños de torres de países tan diferentes entre sí como Rusia, China, Méjico, Australia, Ghana, Arabia Saudí o Estados Unidos, el World Architecture Festival quiere hacer una reflexión sobre la relación existente entre la arquitectura y los factores que influyen en la creación de estas infraestructuras, tales como el clima, los costes económicos, la eficiencia energética y las condiciones sociales. Algunas de las torres examinadas en la exposición son el Leadenhall Building (Londres), obra del estudio de arquitectos Rogers, Stirk, Harbour & Partners, la torre de oficinas Al Birr Foundation (Riyadh), obra de la firma Perkins y Will, la Russia Tower (Moscú), de Foster, la Torre Eureka (Melbourne), de Fender Katsalidis, la Linked Hybrid (Beijing), de Steven Holl Architects, o la Villaggio (Accra), de Allford Hall Monaghan Morris.

Cuando la altura es responsable

Según la organización del festival, “la muestra explora cómo la mejor arquitectura combina la posibilidad y la responsabilidad y redefine la relación entre ellas. Los edificios altos llevan esta relación al extremo, porque inevitablemente prueban los límites de la posibilidad por lo que a menudo son considerados de irresponsables, pero lo que la exposición quiere mostrar es que en algunas circunstancias la altura es responsable”. Por otro lado, la exposición analiza cómo la construcción de una torre se ve condicionada por factores como la geografía -incluyendo el clima, la latitud y la geología-, la interacción con la ciudad y sus habitantes, transportes y espacios urbanos, las distintas políticas urbanísticas o bien las prioridades económicas de los constructores. En definitiva, todo un cócktel de condicionantes al que deben hacer frente los arquitectos antes de idear cualquier torre.

Alrededor de esta exposición se realizarán también durante los días del certamen distintos seminarios en los que se debatirá sobre la materia:

  • “Heigt, the global context”: ¿A qué problemas clave deben hacer frente los arquitectos hoy en día? Esta sesión considerará muchos de los factores a los que deben enfrentarse los diseñadores, incluyendo la relación entre el coste y el valor. (Miércoles 22 de octubre a las 10:30)
  • “Height, the urban context”: Los edificios elevados son ejemplos muy particulares de la interacción entre la arquitectura y la ingeniería, tanto estructural como ambiental. Esta sesión examinará esta relación y los resultados constructivos derivados de un riguroso análisis del diseño. (Miércoles 22 de octubre a las 14:30)
  • “Height, the engineering/public space context”: Las altas torres son a menudo causa de controversia debido a su tamaño y escala en relación con sus contextos locales. ¿Cómo consiguen los arquitectos reconciliar lo grande con lo pequeño y la tipología de construcción universal con los históricos entornos familiares? (Jueves 23 de octubre a las 10:30)
  • “Height, the socio economic context”: El fenómeno de los edificios altos no es exclusivo del mundo desarrollado o de los países en vías de desarrollo más grandes. Esta sesión considerará como las consideraciones de clima, construcción y densidad pueden hacer posible la construcción de una torre en ubicaciones inesperadas. (Jueves 23 de octubre a las 14:30)

Estos actos contarán con la presencia de Jeremy Melvin, de la Royal Academy of Arts del Reino Unido, de Graham Stirk, director del estudio Rogers, Stirk, Harbour & Partners, o de Lee Polisano, presidente global de la firma estadounidenses Kohn Pederson Fox, entre otros. De bien seguro que con este amplio programa y las personalidades invitadas la reflexión y el debate estarán asegurados.

El rascacielos más alto del mundo

La ambición de los Emiratos Árabes Unidos en el ámbito de la construcción parece no tener fin. Dubai ha vuelto a desafiar los límites de la arquitectura con su última extravagancia: una torre de un kilómetro de alto que, cuando esté acabada de aquí a diez años, se convertirá en el edificio más alto del mundo. El faraónico proyecto, bautizado Nakheel Harbour and Tower Project, acogerá en sus más de 200 plantas 55.000 residentes, 55.000 trabajadores y miles de curiosos visitantes que no se querrán perder la sensación de estar a un kilómetro del suelo, según informa la agencia de comunicación Efe.

La construcción de este faraónico edificio supone un nuevo avance para este pequeño pero rico emirato, uno de los siete que componen la federación de Emiratos Árabes Unidos, en la carrera por acariciar las nubes desatada entre los poderosos consorcios del Pérsico. La Nakheel Harbour and Tower Project toma el relieve como edificio más alto del mundo al todavía en construcción Burj Dubai, torre ubicada también en Dubai y que una vez finalizada alcanzará los 818 metros. Le siguen de lejos el rascacielos Taipei 101 de Taiwan, de 508 metros, y dos edificios de Extremo Oriente, el Shanghai World Financial Cente de 492 metros y las torres Petronas de 452 metros, ubicadas en Malasia. “Desde Dubai queremos que el mundo sepa que no existe otro lugar en la tierra que tenga una visión como la nuestra”, afirmó orgulloso Sultan Ahmed Bin Sulayen, presidente de Dubai Worldd –una de las compañías que participan en el proyecto-, durante el acto de presentación de la torre el pasado domingo 6 de octubre.

La actual crisis económica mundial no está afectando a Dubai. “El mundo está experimentado un movimiento negativo en los mercados. Pero no es más que parte del devenir normal de los ciclos económicos”, según el ejecutivo. “Es el momento adecuado en Dubai para este proyecto ya que la actual crisis financiera mundial está teniendo aquí un impacto relativamente pequeño”, añadió.
El faraónico proyecto, cuya coste económico se mantiene en secreto pero que sin duda sobrepasa los miles de millones de dólares, partirá de una innovación de ingeniería sin precedentes: cuatro edificios apoyados en una base única y rodeados por una estructura en forma de media luna que realzará aún más su inimaginable altura.

El lujo y la ostentación que caracterizan a Dubai tampoco faltarán. En su parte más alta, atravesada por las nubes, está prevista la construcción de un espacio residencial con más de un centenar de habitaciones, que será el hotel más alto y lujoso del planeta. El arte geométrico árabe y las joyas de la arquitectura islámica serán los ejes inspiradores de un complejo que, según sus promotores, también se preocupará por el respeto al medio ambiente.

Todos los datos sobre la construcción van en proporción a la magnitud del rascacielos. La temperatura entre la base de la torre y su cima variará 10 grados, en su interior coexistirán cinco micro-climas diferenciados, su superficie será de 217 hectáreas, destinará más de 250.000 metros cuadrados para hoteles y viviendas y otros 950.000 a comercios, que estarán flanqueados por jardines, parques y canales. Para su construcción se utilizarán 500.000 metros cúbicos de cemento y tantas barras de acero que, puestas una detrás de la otra, cubrirían la distancia entre Dubai y Nueva York.

La torre, ubicada en el corazón del Nuevo Dubai, no estará sola, sino que se incluye dentro de un complejo de rascacielos. Otras cuarenta “pequeñas” torres, de entre veinte y noventa pisos, escoltarán la Nakheel Harbour and Tower Project.

+ información

Webs con imágenes de los rascacielos más importantes del mundo

Arqhys.
El poder de la palabra.

Un vistazo a YouTube


En este video se puede ver el skyline de Manhattan, Nueva York, la ciudad de los rascacielos por excelencia.


Video que repasa la historia de los mayores rascacielos del mundo construidos a finales del s. XIX y a lo largo del S. XX

Enlaces relacionados

Skyscraper City, foro sobre la construcción de rascacielos.

La torre Burj Dubai, el por el momento edificio más alto del mundo. Web donde se pueden ver imágenes del edificio, a punto de ser finalizado.